Páginas

martes, 16 de junio de 2015

El Cernícalo Común

El cernícalo común (Falco tinnunculus) tiene un nombre muy apropiado pues es una de las rapaces más comunes del planeta. También es una de las más pequeñas: mide unos 34 centímetros de largo (como una paloma), alcanza los 80 centímetros de envergadura y pesa 200 gramos de media. El color del plumaje varía mucho entre ambos sexos: el macho, más vistoso (aparte de ser más pequeño, como es habitual), presenta la cabeza de color gris ceniza, con dos bigoteras negras bajo los ojos, las partes superiores de color castaño y las inferiores amarillentas, con manchas negras tanto por el dorso como por el vientre; la cola, también gris ceniza, termina en una banda blanquinegra. La hembra, en cambio, presenta la cabeza, las partes superiores y la cola de color pardo y con listas oscuras. Los inmaduros tienen un colorido muy similar al de la hembra. Todos los cernícalos tienen en común el color de las patas y el de los ojos: amarillas las primeras y pardos los segundos. Las garras presentan dedos cortos y fuertes, lo que sugiere (y así es, en verdad) que prefiere cazar roedores e insectos, antes que pájaros (a diferencia del gavilán, por ejemplo).

Cernícalo común hembra
Cernícalo común hembra. Foto de Francisco Welter Schultes

Cernícalo común macho
Cernícalo común macho. Foto de Francisco Welter Schultes




Una rapaz de enorme difusión


El cernícalo común puede encontrarse tanto en toda Europa, como en África y Asia. Además, es una de las rapaces que ha sabido adaptarse mejor a la presencia humana, por lo que se puede encontrar en campos de cultivo de toda clase, jardines, parques, pueblos y ciudades (nidificando incluso). Por tanto, hasta en las ciudades resulta frecuente escuchar su voz: un "hiii-hiii-hiii", aunque en ocasiones no se lo vea dada la altura y la abundancia de edificios.

Sus hábitats naturales incluyen los terrenos abiertos, los acantilados marinos rocosos, la alta montaña, los bosques...en definitiva, casi cualquier hábitat exceptuando los bosques cerrados.

Los cernícalos son sedentarios en la mayor parte de Europa, África y Oriente Medio. En cambio, en los rigurosos climas del noreste de Europa y Asia central son estivales, invernando en la India y zonas anejas.

Dada tan amplia distribución, existen varias subespecies de cernícalo común:

Falco tinnunculus tinnunculus (la más común)
F. t. canariensis (como sugiere su nombre, habita solamente las Islas Canarias)
F. t. dacotiae (también las Canarias, aunque sólo Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura)
F. t. rupicolaeformis (norte de África y Arabia)
F. t. archerii (Kenia, Somalia y Socotra)
F. t. rufescens (África)
F. t. rupicolus (África)
F. t. alexandri (islas de Cabo Verde)
F. t. neglectus (islas de Cabo Verde)
F. t. intersictus (extremo Oriente)
F. t. objurgatus (India y Sri Lanka)

Cernícalo común en vuelo
Cernícalo común en vuelo.

Una rapaz de numerosa progenie


Las parejas de cernícalo común disponen el nido en lugares variados, acorde con la variedad de su hábitat: troncos, cavidades de rocas, construcciones, incluso nidos abandonados de otras especies. A pesar de que sólo hacen una puesta anual, ésta puede ser considerable, sobre todo teniendo en cuenta de que se trata de una rapaz: de 4 a 5 huevos, aunque en ocasiones pueden llegar a los ¡9 huevos!

Normalmente es la hembra la que se ocupa de la incubación, que puede durar entre 27 y 29 días. Entre 27 y 39 días después de la eclosión, los jóvenes cernícalos emprenden el vuelo.

En general estos cernícalos se instalan en nidos aislados, pero existen casos en Marruecos y Túnez en los que llegan a criar en grupos de entre 5 y ¡50! parejas, si el hábitat es muy favorable.


Un ave que se cierne y ve la luz ultravioleta


El nombre castellano del cernícalo viene  de su habilidad para mantenerse en el aire, mientras divisa sus presas. Mucha gente, especialmente la que trabaja en el campo, habrá contemplado este singular espectáculo: estas rapaces se mantienen suspendidas en el aire, aleteando como si fueran grandes insectos cernidores, de tal manera que parecen sujetos en el aire por algún "clavo invisible". Para lograr esto, aparte de aletear a buena velocidad, extienden su cola a modo de vela en sentido contrario a su aleteo.


El cernícalo común se alimenta de roedores como ratones, musarañas y topillos, aves pequeñas como los gorriones y los estorninos, lagartijas, ranas, incluso grandes insectos y lombrices. Tiene una habilidad especial para detectar los rastros de los roedores entre los espesos herbazales donde viven; de hecho, estudios recientes han apuntado la posibilidad de que sus ojos puedan captar la luz ultravioleta, en la que destacan especialmente los rastros de orina que los pequeños roedores dejan a su paso. De esta forma, mientras otean el suelo desde su posición aérea, terminan por localizar a su presa antes o después.

Cernícalo común con una presa
Cernícalo común con una presa. Foto de David Tomlinson


Una rapaz muy bien difundida


Dada su amplia difusión por el Viejo Mundo, su fecundidad, la abundancia de presas de que dispone y sobre todo su adaptabilidad a los entornos humanos, el cernícalo común no tiene muchos problemas de conservación, aunque está en ligero retroceso en varios países (presumiblemente a causa de los pesticidas). Con todo, sólo en Europa cuenta con una población superior a las 330.000 parejas, y en ocasiones pueden verse grupos de ellos en la misma zona de una ciudad.

Por todo ello, la especie está clasificada en el rango de conservación de "Preocupación menor". Y no sólo es una suerte para el propio cernícalo, sino también para el hombre y su agricultura, pues se alimenta de muchos animales que dañan los cultivos. Ojalá lo tuvieran en mente antes de esparcir pesticidas...

Aquí os pongo un enlace de un vídeo que me ha gustado mucho, sobre un señor que recogió un ejemplar que cayó del nido en la Albufera de Valencia, lo crió y ahora come de su mano:




Quizás también le interese:

El halcón peregrino (Falco peregrinus)
El alcotán (Falco subbuteo)
El halcón gerifalte (Falco rusticolus)
El gavilán (Accipiter nisus)

2 comentarios:

  1. ¡Hola! Pues según el autor del vídeo le da lomo de cerdo crudo y troceado...Y sin duda debe ser así, porque en ocasiones se puede apreciar que le da lo que parecen trozos de jamón. Supongo que la razón de que los mastique un poco antes de dárselos al joven cernícalo estriba en que así puede ayudarlo a digerirlos mejor.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario