Páginas

sábado, 30 de mayo de 2015

El Halcón Gerifalte

El robusto y hermoso halcón gerifalte (Falco rusticolus) es el mayor halcón del mundo. La hembra mide 65 centímetros de longitud corporal máxima, un metro y sesenta centímetros de envergadura, y pesa (de media) 1,7 kilos, llegando a superar los 2 kilos; mientras que el macho tiene un peso medio de poco más de 1 kilo, mide 60 centímetros como máximo del pico a la punta de la cola y 1,30 metros de envergadura alar.

Según  la zona, existen dos fases en la coloración del plumaje: una fase oscura y otra clara. En la fase oscura los ejemplares adultos presentan las partes superiores de color gris y las inferiores blancas con manchas oscuras, presentando asimismo un par de bigoteras oscuras. Esta fase lo hace más similar a su pariente el halcón peregrino (falco peregrinus), sólo que más grande, aparte de que el gerifalte tiene una mancha más clara en la nuca y en la coronilla, y presenta (en proporción) las alas más cortas y la cola más larga. Hay ejemplares tan oscuros, sin embargo, que parecen casi negros. En la fase clara, en cambio, el plumaje es de un hermoso color blanco uniforme (especialmente los ejemplares de Groenlandia), salvo por unas pocas manchas negras. En cualquier caso el color del iris es pardo y las patas amarillas. Los jóvenes son como los adultos pero más deslucidos, con la cera verde azulada en vez de amarilla (como sucede en los adultos).

Halcón gerifalte (hembra)
Halcón gerifalte (falco rusticolus). Foto de Konrad Wothe



Por lo demás este halcón tiene las características típicas de cualquier otro: alas largas y triangulares, pico ganchudo con un "diente" que le permite romper la nuca de sus presas, tarsos desnudos, etcétera. Sin embargo es un halcón que también caza en el suelo, por lo que sus garras son más romas y fuertes que las del resto. Aparte, rara vez emite su voz, salvo cuando está alarmado.

El nombre de "gerifalte" procede de la cetrería medieval europea. En efecto, la caza con este tipo de halcón tan hermoso y fuerte estaba reservada a la realeza y a los nobles de mayor poder económico; de hecho, cada cetrero utilizaba una rapaz distinta en función del rango que tuviera. En los tratados medievales de cetrería se lo llamaba también "Fino de Noruega".

halcón gerifalte fase oscura
Halcón gerifalte (falco rusticolus), de la fase oscura.


Un halcón de hábitats inaccesibles


El halcón gerifalte no sólo es el mayor del planeta, sino también el que habita más al norte;  su área de distribución engloba, efectivamente, las regiones árticas de Europa (incluida Islandia, donde es el ave nacional), Asia, y también las de Norteamérica, aparte de Groenlandia. Este tipo de halcón habita preferentemente los acantilados rocosos, las montañas y la fría tundra. Normalmente es un ave sedentaria, aunque dependiendo de la zona y de la época puede efectuar pequeñas migraciones. Algunos, especialmente los jóvenes, llegan a tierras más al sur del Mar Báltico.

No hay subespecies de Falco rusticolus, pero se dice que los ejemplares de Eurasia suelen ser más grises, y los de América, más blancos.

De la abundancia vendrá su crianza



Estos halcones no se reproducen cada año con regularidad. ¿El motivo? Si los inviernos son excesivamente fríos y el alimento es demasiado escaso, las condiciones físicas de las parejas de halcones se verán mermadas y no estarán en condiciones de reproducirse. Si los inviernos son más benignos y disponen de cierta abundancia de alimento, podrán criar.

Es a finales de enero cuando los machos empiezan a defender sus territorios de cría, mientras que las hembras llegan a principios de marzo. La puesta es de 3 o 4 huevos (aunque pueden oscilar entre los 2 y los 7 huevos), puestos a intervalos de tres días, y se realiza en un lugar concreto (no necesariamente un nido) de los acantilados marinos y entre las rocas donde habita; aunque a veces pueden escoger nidos abandonados de otras aves de buen tamaño.

halcón gerifalte alimentando a sus polluelos
Halcón gerifalte con sus polluelos

La hembra incuba los huevos durante un mes aproximadamente (28 o 29 días). Las crías son asistidas tanto por la hembra como por el macho y no emprenderán el vuelo hasta que pasen de 46 a 49 días después de la eclosión.

Una vez pasado el período de reproducción, las parejas se separan y se hacen solitarias.


El cazador blanco de los aires



El halcón gerifalte, como demuestran sus garras de ornitófago (cosa que también ocurre con sus parientes de menor tamaño), se alimenta principalmente de aves: patos y gansos, perdices nivales, urogallos, gaviotas y aves marinas de otras clases, otras rapaces incluso...También puede dar caza a mamíferos como liebres nivales, roedores (incluidas marmotas) u otros, sin embargo. Por otra parte suele matar a sus presas en el suelo, aunque las atrape con su vuelo potente y resuelto; de ahí sus garras más romas. El gerifalte es lo suficientemente fuerte como para llevarse las presas en vuelo, y cuando la presa es grande (como las liebres árticas) las esconde para alimentarse de ellas más tarde. Muy raramente se alimenta de carroña, como sucede con las águilas. Nunca atrapa peces, como hacen las águilas pescadoras.

Los territorios de caza de este halcón suelen ser las zonas costeras o la tundra, aunque cuando se desplaza más al sur, puede aparecer en campos de cultivo (que, siendo zonas llanas, le recuerdan en cierto modo a la tundra).

halcón gerifalte con presa capturada
Halcón gerifalte (falco rusticolus) con una presa. Foto de Dré Van Mensel


Situación actual del gerifalte


Afortunadamente este hermoso halcón no está amenazado. Sus únicos depredadores naturales son el águila real y el búho de Virginia, aunque los polluelos pueden ser cazados ocasionalmente por los cuervos; en ocasiones los ejemplares jóvenes, heridos o enfermos pueden ser también cazados por los zorros árticos, los osos y los glotones, cuando estos carnívoros tienen la oportunidad.

Por otra parte, los únicos problemas que tienen con los humanos suelen derivar de la cetrería, o más bien, de la captura ilegal de ejemplares para ser comercializados en el mercado negro. Al igual que sucedía en la Edad Media, capturar un ejemplar es costoso y difícil; varios ejemplares son capturados en Norteamérica para ser "exportados" al Viejo Mundo, pero no es algo frecuente, dado las adversidades de su hábitat. Aparte, algunas tribus inuit cazan estas aves con fines ceremoniales, pero por otro lado es una práctica muy poco frecuente. Además, al ser aves nativas de regiones tan remotas, no suelen tener problemas con los campos de cultivo y sus pesticidas. Por todo ello, no es un ave amenazada.

halcones gerifaltes, macho y hembra
Halcones gerifaltes criados en cautividad.


Sin embargo, es un ave tan rara de ver para los aficionados al "bird-watching" (por razones obvias, dado lo adverso de su hábitat) que supone un buen impacto económico para las reducidas comunidades donde estas rapaces viven, pues hay personas que viajan allí para estudiarlos y fotografiarlos, y como es lógico necesitan comida y cobijo.

En definitiva, una bella rapaz que merece ser conservada, como todas las demás.

halcón gerifalte posado
Halcón gerifalte. Foto de Tariq Dajani

Quizás también le interese:

Halcón peregrino (Falco peregrinus)
Alcotán (Falco subbuteo)
Águila pescadora (Pandion haliaetus)
Cernícalo común (Falco tinnunculus)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tu comentario