Páginas

domingo, 8 de febrero de 2015

Pigargo de Steller, el águila marina más grande

El pigargo de Steller (Haliaeetus pelagicus), llamado así en honor al naturalista alemán del siglo XVIII Georg Steller, es no sólo el águila marina (o pigargo) de mayor tamaño, sino también es el águila más pesada del planeta en la actualidad. Concretamente las hembras alcanzan un peso de ¡9,5 kilos! mientras que los machos llegan a los 6,8 kilos. De entre las aves de presa, sólo algunos buitres (como el buitre negro o el cóndor andino) superan este peso. La envergadura alar es bastante acorde con el peso del animal, pues alcanza los 2 metros y medio de punta a punta. Curiosamente, la cabeza de esta águila es la más grande de todas las demás especies de águila, marinas o no: la altura del cráneo llega a los 7 centímetros, y su longitud alcanza casi los 15 centímetros (14.6 para ser exactos). La longitud de esta especie también es más que notable: alcanza los 105 centímetros, poco más de un metro.

pigargo de Steller y un halconero
Pigargo de Steller junto a un halconero. La foto da una idea de su tamaño.


Por si no bastara con su enorme tamaño, el colorido de esta especie es bastante llamativo: es negra con partes de las alas blancas (los "hombros" concretamente), así como las plumas de las patas y la cola, también blancas. A menudo puede verse también una pequeña área blanca en la frente, justo encima del pico. El enorme pico, por cierto, es anaranjado o amarillo, al igual que los ojos. El colorido es vistoso más que nada por los grandes contrastes entre estos 3 colores, pero desde luego es innegable que su aspecto es espectacular. La cola tiene forma de cuña y las garras son poderosas.

Cabeza de pigargo de Steller. En esta espléndida foto se puede apreciar la gran altura del pico.



Los inmaduros son bastante menos vistosos: su color es marrón oscuro, con partes de las alas de color blanco sucio. Sus ojos y pico son de un color marrón.

Pigargo gigante de Steller
Pigargo de Steller con las alas desplegadas

Un ave de áreas remotas


Estos enormes pigargos habitan en Rusia (especialmente en la península de Kamchatka y en parte de la costa cercana al mar de Ojotsk, los lugares donde crían) durante la estación primaveral y veraniega. En otoño y la estación invernal viajan hasta las islas Kuriles, y Japón (donde se avistan especialmente en la isla de Hokkaido); es menos frecuente que lleguen al noreste de China y a Corea (tanto Corea del Norte como del Sur). Sin embargo hay muchos ejemplares que no salen de Kamchatka para migrar, sino que sólo se limitan a viajar a la parte sur de la península.

pigargo gigante de Steller
Pigargo gigante de Steller, posado


Viven en costas marinas, aparte de ríos, lagos (preferentemente donde existen árboles maduros). En otoño suele vérselos escudriñando las aguas de los ríos en busca de salmones muertos. Esto también depende de la zona: en Rusia, permanecen en la costa; en cambio, en Japón se los ve cerca de cualquier zona húmeda, y en menor proporción se desplazan a zonas montañosas en busca de carroña.

Un nido colosal


A finales de febrero estas águilas empiezan a regresar a sus territorios de cría en el frío norte. Las parejas comienzan a construir sus nidos en cuanto regresan, o a principios de marzo; con frecuencia estos nidos se encuentran en lo alto de árboles maduros. Sus nidos llaman la atención por su enorme tamaño: algunos han llegado a alcanzar un diámetro de 2 metros. Las puestas comienzan en abril, aunque se desconoce el período exacto de incubación. Las puestas son de 1 a 3 huevos, aunque no hay citas de ningún nido que albergue 3 polluelos echando las plumas; normalmente son 2 huevos. Los jóvenes pigargos empiezan a echar plumas en agosto o principios de septiembre.

Por desgracia las puestas no suelen salir airosas: se calcula que entre el 45 y 67 % de los huevos no dan lugar a pollos que sobrevivan, e incluso el 27 % de las nidadas se echan a perder por completo. Aparte del clima, de la disponibilidad de alimento, de la ocasional depredación por parte de pequeños carnívoros y del colapso de nidos, hay otros factores que influyen en esto, como luego veremos.

En los territorios de cría del pigargo de Steller puede verse también al pigargo europeo (Haliaeetus albicilla), que comparte también preferencias de hábitat y alimentación, aunque no parecen tener problemas de convivencia.

pigargo gigante de Steller volando
Pigargo gigante de Steller en vuelo. Foto de Eric Sj Tan


El pigargo de Steller y el salmón


La presencia del pigargo de Steller en uno u otro lugar está estrechamente relacionada con la disponibilidad de salmones. Más que ningún otro factor, estos pigargos dependen sobre todo de estos peces, ya estén vivos o muertos. De hecho su fortísimo pico está muy bien adaptado para dar cuenta de la dura piel de estos peces. No es una sorpresa que sea frecuente ver a estas águilas congregarse (en números que han llegado a los 700 ejemplares) en torno a las áreas de migración y desove de los salmones , y que no pocos nidos estén cerca de los ríos por donde pasan.

cabeza de pigargo de Steller


A menudo estas águilas marinas se precipitan sobre la presa desde una posadero, o tras volar en círculos a poca distancia de la superficie. En ambos casos pueden zambullirse en el agua o atrapar la presa sumergiendo las garras en el agua, tras un vuelo rasante. Es menos frecuente que, tras permanecer de pie en bancos de arena, atrapen a los peces que naden cerca.

Como sucede con otras especies de pigargos, el pigargo gigante de Steller también recurre a la piratería, sobre todo en medio de grandes congregaciones de ejemplares, ya sean jóvenes o adultos; como es lógico, son los segundos los que suelen tener éxito con esta técnica. Los jóvenes tienen que contentarse a menudo con buscar entre la carroña (focas o leones marinos muertos, por ejemplo).

pigargos de Steller peleando
Combate entre un adulto y un inmaduro de pigargos de Steller. Foto de Kimimasa Mayama.
Sólo cuando los peces escasean, estos pigargos recurren a otras fuentes de alimentación: cangrejos, calamares, erizos de mar, mejillones, aves como patos y gaviotas, pequeños mamíferos (como por ejemplo armiños, martas y zorros, algunos de los cuales han sido atrapados por los cepos de tramperos) y carroña.

En invierno puede verse al pigargo gigante de Steller en compañía de otras grandes rapaces como las águilas reales o los pigargos europeos. En Japón, concretamente en Hokkaido y en febrero, la pesca comercial beneficia a las águilas en ciertos casos, ya que pueden sacar un provecho más que suficiente si atrapan a los bacalaos que escapan de las redes de los barcos de pesca (capaces de pescar 1.250 toneladas de pescado a diario). De hecho, si atraparan menos del 1% de tamaña cantidad de pesca, podrían sustentarse varios miles de ejemplares más de los que existen en la actualidad.

combate entre águila real y pigargo de Steller
Combate entre águila real y un inmaduro pigargo de Steller.


Una especie vulnerable


A pesar de lo bien adaptada que está al entorno, el pigargo de Steller no pasa por una buena situación. En la Rusia siberiana está sometida a varias amenazas: la degradación del hábitat por causa de proyectos hidroeléctricos, la industria del petróleo en el litoral, y la extracción de madera a gran escala. Además, tienen que hacer frente a la polución por vertidos industriales en los ríos, y a pesticidas agresivos con el medio ambiente como puede ser el DDT. Por si fuera poco, también se ven sometidos a persecución directa por parte de los cazadores, debido a su tendencia a llevarse los animales atrapados por las trampas.

También les supone una amenaza la sobre explotación pesquera no sólo en Rusia, sino también en Japón, y recordemos que los salmones suponen una parte importantísima de su dieta. Esto está provocando que en Hokkaido las águilas se adentren cada vez más en el interior y que se alimenten de carroña; esto implica que puedan intoxicarse por los perdigones de plomo alojados en los cadáveres de ciervo dejados por los cazadores.

Como resultado de todo esto, el estado de conservación de esta especie se califica como "vulnerable". La población mundial estimada de esta especie es de unos 5.000 ejemplares, y lamentablemente está disminuyendo.

pigargo en el mar
Una espectacular foto de este magnífico pigargo...

Quizás también le interese:

Pigargo europeo (Haliaeetus albicilla)
Águila real (Aquila chrysaetos
Águila imperial ibérica (Aquila adalberti)
Águila coronada africana (Stephanoaetos coronatus)

4 comentarios:

  1. los gavilanes que encontré tienen las patas amarillas y el pico amarillo con la punta negra que tipo de gavilanes son

    ResponderEliminar
  2. Hola Bea, así (sin fotos) no es posible identificar qué rapaz encontraste...De todas formas, no dudes en visitar mi entrada sobre los gavilanes europeos. ¡Espero que te sea de ayuda!

    http://aguilasdelmundo.blogspot.com.es/2014/03/gavilan.html

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario