Páginas

miércoles, 26 de febrero de 2014

El ratonero común/águila ratonera

De una de las rapaces más escasas del planeta (el águila imperial ibérica) pasamos a una de las más frecuentes: el ratonero común (Buteo buteo), también llamado águila ratonera, busardo, etc. Mucha gente la habrá visto sin siquiera darse cuenta, pues la mayor parte de las rapaces que ocasionalmente se ven desde un coche en la autopista, ya sea volando o posadas sobre algún poste de teléfono son, precisamente, ratoneros.

Los ratoneros son un grupo de rapaces muy extendidas por el planeta y con las alas grandes y anchas, cosa que los asemeja a las águilas, pero sus picos y garras son menos gruesos y fuertes. En ocasiones, los ratoneros más grandes tienen un tamaño similar al de las águilas de menor tamaño, pero en general son más pequeños que éstas.

Ratonero Sobre Un Posadero


El ratonero común es del tamaño aproximado de una gaviota: algo más de medio metro de largo, con una envergadura alar de 1,35 metros y un peso de 0,5-1,2 kilos. Aunque su colorido puede variar mucho, a menudo es de color marrón con manchas blancas más o menos irregulares, especialmente en su parte ventral; tal colorido denota a un ave que prefiere permanecer al acecho, esperando con paciencia avistar una presa, y en efecto gusta de planear por medio de sus anchas alas. Una vez divisada la presa en cuestión, tales alas le permiten hacer un picado cómodamente y descender sobre su objetivo. Sus pequeñas y ganchudas garras indican que prefiere las presas pequeñas, especialmente pequeños mamíferos. El iris suele ser de color amarillo pardo. 

El ratonero es una rapaz de muy amplia distribución en el globo: prácticamente está presente en toda Europa (salvo el norte de Escandinavia, Islandia e Irlanda), donde la mayoría de las poblaciones son sedentarias, aunque en invierno muchos ejemplares (especialmente los de las montañas y los situados más al norte) se desplazan a otros lugares. En Asia, están presentes en buena parte del centro del continente (incluso en japón, donde existe una subespecie diferenciada), y muchos se concentran igualmente en invierno en zonas como la India o Asia Menor. En el continente africano se las puede encontrar tanto en el norte como en buena parte del centro y casi la totalidad del sur. Esto hace que exista un buen número de subespecies, muchas de ellas propias de islas como Canarias y Córcega, y lógicamente redunda en una gran variabilidad de coloraciones de plumaje como antes se ha mencionado: desde rojizos o pardos hasta individuos casi blancos, lo que puede causar que se les confunda con su pariente cercano, el ratonero calzado (buteo lagopus)

Durante la época de cría el águila ratonera prefiere vivir en bosques, pues necesita los árboles para anidar (aunque puede hacerlo entre las rocas si no encuentra ninguno), pero en invierno puede aparecer en cualquier clase de hábitat (cultivos incluidos) tras la búsqueda de alimento. El nido es grande, hecho con palos y ramitas tapizadas de restos vegetales. La hembra pone 3 o 4 huevos que pueden ser incubados por ambos sexos durante 33-35 días aproximadamente. De 40 a 45 días más tarde los jóvenes emprenden el vuelo, aunque son alimentadas durante bastante tiempo después por sus padres.

Ratonero Planeando

El ratonero común se alimenta de una amplia variedad de presas: mamíferos del tamaño máximo de un conejo, aves pequeñas y medianas, reptiles, insectos y otros invertebrados; de hecho, un dato muy curioso de esta ave es que en ocasiones se la puede observar con otros congéneres en días sin lluvia sobre el campo, saltando de una pata a otra para imitar el sonido de la lluvia y... ¡hacer salir a las lombrices de tierra! En muchas ocasiones (especialmente en invierno) estas rapaces recurren a la carroña, incluso de los animales atropellados. 

Esta alimentación nada selectiva es una de las razones por las que el ratonero está tan extendido a nivel mundial, junto con otros 3 factores: por un lado, es una rapaz perezosa que requiere muy poco alimento, pues puede pasar días sin comer y puede vivir bien con menos de la mitad de su peso en comida durante una semana; aparte, es un animal que no duda en enfrentarse a cuervos, garzas y otras rapaces, como milanos e incluso azores (sorprendentemente, en la mayoría de los casos lleva las de ganar); y por último, es una rapaz que durante el invierno puede vivir en toda clase de hábitats. Además, es un ave longeva que puede llegar a vivir unos 25 años en estado libre.

Ratoneros en Combate


En España, se estima que habitan unas 31.000 parejas, más probablemente; las mayores poblaciones se dan en Galicia, Castilla y León y las provincias cantábricas. En Francia habitan más de 160.000 parejas, en Alemania unas 55.000, y en Polonia unas 40.000. En total, se calcula que en Europa habrá unas 700.000-1.200.000 parejas. Desconozco si hay un censo a nivel mundial, pero en cualquier caso no es una rapaz en absoluto amenazada.

Ratonero Volando



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tu comentario