Páginas

jueves, 6 de marzo de 2014

El águila perdicera

Hoy voy a hablaros de una rapaz cuyo nombre intentó cambiarse para no despertar recelos en los cazadores, por increíble que parezca. Hasta hace pocos años, se la conocía tan sólo con el nombre común de águila perdicera, pero los científicos quisieron cambiarlo por otro (águila de Bonelli) pues sugería que era una activa depredadora de perdices, cosa que podía alterar a los cazadores (!)

El águila perdicera (conocida en los círculos científicos como Hieraetus fasciatus, aunque algunos la incluyen en el género aquila) es de tamaño bastante grande (hasta 69 cms), aunque no tanto como las águilas del género Aquila. Las partes superiores son oscuras y las inferiores claras con manchas alargadas, dándole el aspecto de un enorme gavilán. Como es habitual entre las águilas, la hembra suele ser mayor que el macho. En vuelo, los adultos muestran grandes bandas negras en las alas. Las patas y el pico son fuertes, y el color del iris amarillo intenso o pardo.


Esta fuerte rapaz habita preferentemente en zonas boscosas (sin ser bosques cerrados), en el maquí mediterráneo y en también en áreas poco arboladas. Las parejas suelen anidar en terrenos rocosos, más raramente en árboles. A diferencia de su pariente próximo, el águila calzada (Hieraetus pennatus), es un ave sedentaria.

Suelen poner 2 huevos (más raramente 1 o 3), incubados por ambos progenitores durante 42 o 44 días. A los 2 meses las crías empiezan a volar, pero se separan de los adultos sólo hasta unas 8 semanas después. 

Su alimentación se compone de mamíferos, reptiles (lagartos) o aves (no sólo perdices); su método de caza puede consistir en lanzarse en picado sobre la presa, o bien mediante una corta persecución entre las masas rocosas y la espesura. 

La mirada penetrante del águila perdicera...(o de Bonelli)


Su situación en el mundo es la siguiente: en España, nidifica en toda la Península excepto en Galicia, la Cordillera Cantábrica, y las islas; aunque las poblaciones son inestables y en general están dispersas: sólo en Andalucía, Extremadura y la Comunidad Valenciana pueden encontrarse poblaciones estables. En el resto de Europa, cría fundamentalmente en Grecia, con las poblaciones principales situadas en Creta, las islas del Egeo y el Peloponeso; en Italia, puede localizársela en Sicilia, Cerdeña y Calabria; en Francia ocupa una franja muy estrecha entre la Provenza y el este de los Pirineos; y en Portugal se da en puntos muy concretos en el sur, centro y noroeste. En el resto del mundo, habita en la India, norte de África, sur de China, archipiélago de la Sonda, y en especial en Etiopía.

Con respecto al número de efectivos, tenemos las siguientes cifras: en España, en el año 2003, su población se censó en aproximadamente unas 750 parejas (733-768): se encuentra en Peligro de Extinción en el Libro Rojo de las Aves de España (con fecha de 2004), debido a su declive. De hecho, en el 2005 fue declarada Ave del Año por la organización SEO/Birdlife. Esta misma asociación estimó que la población europea (también en retroceso) se sitúa en unas 860-1100 (año 2000). Las poblaciones son escasas en cualquier parte de Europa, por lo que no está previsto repoblar otras áreas con ciertos ejemplares.

Las causas del declive son las mismas que para cualquier otra gran rapaz europea: choques con tendidos eléctricos, venenos, disparos, deterioro o destrucción del hábitat, rarefacción de ciertas presas como los conejos, molestias por parte de turistas y "domingueros"...Por todo ello, deberían adoptarse medidas más enérgicas que un cambio de nombre para esta magnífica ave, como multas más severas para quienes dejen cebos envenenados en el monte, o para los impresentables que disparen contra ella.

Una magnífica águila "posando"


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tu comentario