Páginas

sábado, 12 de marzo de 2016

El pigargo vocinglero africano

El pigargo vocinglero africano (Haliaetus vocifer) es uno de los dos pigargos que existen en el continente africano. No tan grande como su pariente más famoso, el pigargo de cabeza blanca americana (Haliaeetus leucocephalus), su longitud corporal oscila entre los 70 y los 80 centímetros. Comparte con su pariente americano el color de su cabeza, que es blanco, aunque en este caso buena parte de su pecho también es blanco; la cola también es blanca. El resto del plumaje es de un hermoso color café, caoba o marrón oscuro, con las alas prácticamente negras. La envergadura alar en esta especie es considerable: 2 metros en el macho (eso, siendo más pequeño), y 2,30 en la hembra. El peso oscila entre los 2 kilos y medio del macho hasta los 3,6 kilos que alcanza la hembra. Los ojos son más pequeños que los del pigargo americano, y más oscuros; el rostro es también más pequeño que el de su pariente americano, y es de color amarillo.

Las garras, más delgadas y con las uñas más largas en proporción (excelentes para atrapar peces resbaladizos), son más grisáceas. Sus garras recuerdan mucho a las del águila pescadora.

El pigargo vocinglero recibe su nombre por sus hábitos muy poco silenciosos: desde el amanecer hasta el atardecer deja oír sus gritos allí donde habita. Algunos naturalistas lo han apodado "La voz de África". Un apodo con cierto tinte radiofónico... También resulta curioso que sea la hembra la que chille más a menudo que el macho.

Pigargo vocinglero africano


jueves, 8 de octubre de 2015

El águila de cabeza blanca americana

El águila de cabeza blanca americana (Haliaeetus leucocephalus) es probablemente el águila más conocida (o utilizada como símbolo publicitario) en la actualidad. Todo el mundo, o casi todo el mundo, conoce la razón: es el emblema de los Estados Unidos, y puesto que hoy en día los Estados Unidos son la nación más poderosa del planeta, no es de sorprender que la difundan por doquier. Aunque curiosamente existió un rival para ella a la hora de escoger al ave nacional americana: sorprendentemente, fue el pavo. Sí, el pavo de corral; según Benjamin Franklin, el pavo tenía muchas más cualidades que esta hermosa águila, que según él era un ave innoble que vivía de robar las presas a las otras aves. En ese sentido no le faltaba algo de razón, pues en ocasiones estas águilas piratean a otras aves como las águilas pescadoras, aunque personalmente no me imagino a los Estados Unidos colocando al pavo como emblema en cualquier parte.

El águila de cabeza blanca, o pigargo cabeciblanco, es similar a su pariente próximo el pigargo europeo (Haliaetus albicilla), pero de mayor tamaño y (como reza su nombre y como por otra parte todo el mundo sabe) con la cabeza blanca. Mide entre 85 y 105 centímetros de largo, y una envergadura alar de 2 metros y 45 centímetros. Su porte robusto, unido a su gran tamaño (mayor que el del águila real, por ejemplo) y al típico rostro que caracteriza a la mayoría de los pigargos (que da la impresión de que sonría, y que sea un ave segura de sí misma), hacen fácil imaginar las razones por las que los americanos la eligieron como emblema (exceptuando a Benjamin Franklin, claro). El resto del plumaje de los adultos es pardo oscuro, con la cola tan blanca como la cabeza; en los inmaduros, por contra, el plumaje es completamente pardo. Como es habitual entre las águilas, la hembra es bastante más grande que el macho: mientras ella llega a pesar 6,3 kilos, el peso de su consorte no pasa de los 4,6 kilos. Los ejemplares de mayor tamaño se encuentran en Alaska.

águila de cabeza blanca
Águila de cabeza blanca americana (Haliaeetus leucocephalus)


martes, 16 de junio de 2015

El Cernícalo Común

El cernícalo común (Falco tinnunculus) tiene un nombre muy apropiado pues es una de las rapaces más comunes del planeta. También es una de las más pequeñas: mide unos 34 centímetros de largo (como una paloma), alcanza los 80 centímetros de envergadura y pesa 200 gramos de media. El color del plumaje varía mucho entre ambos sexos: el macho, más vistoso (aparte de ser más pequeño, como es habitual), presenta la cabeza de color gris ceniza, con dos bigoteras negras bajo los ojos, las partes superiores de color castaño y las inferiores amarillentas, con manchas negras tanto por el dorso como por el vientre; la cola, también gris ceniza, termina en una banda blanquinegra. La hembra, en cambio, presenta la cabeza, las partes superiores y la cola de color pardo y con listas oscuras. Los inmaduros tienen un colorido muy similar al de la hembra. Todos los cernícalos tienen en común el color de las patas y el de los ojos: amarillas las primeras y pardos los segundos. Las garras presentan dedos cortos y fuertes, lo que sugiere (y así es, en verdad) que prefiere cazar roedores e insectos, antes que pájaros (a diferencia del gavilán, por ejemplo).

Cernícalo común hembra
Cernícalo común hembra. Foto de Francisco Welter Schultes

Cernícalo común macho
Cernícalo común macho. Foto de Francisco Welter Schultes


sábado, 30 de mayo de 2015

El Halcón Gerifalte

El robusto y hermoso halcón gerifalte (Falco rusticolus) es el mayor halcón del mundo. La hembra mide 65 centímetros de longitud corporal máxima, un metro y sesenta centímetros de envergadura, y pesa (de media) 1,7 kilos, llegando a superar los 2 kilos; mientras que el macho tiene un peso medio de poco más de 1 kilo, mide 60 centímetros como máximo del pico a la punta de la cola y 1,30 metros de envergadura alar.

Según  la zona, existen dos fases en la coloración del plumaje: una fase oscura y otra clara. En la fase oscura los ejemplares adultos presentan las partes superiores de color gris y las inferiores blancas con manchas oscuras, presentando asimismo un par de bigoteras oscuras. Esta fase lo hace más similar a su pariente el halcón peregrino (falco peregrinus), sólo que más grande, aparte de que el gerifalte tiene una mancha más clara en la nuca y en la coronilla, y presenta (en proporción) las alas más cortas y la cola más larga. Hay ejemplares tan oscuros, sin embargo, que parecen casi negros. En la fase clara, en cambio, el plumaje es de un hermoso color blanco uniforme (especialmente los ejemplares de Groenlandia), salvo por unas pocas manchas negras. En cualquier caso el color del iris es pardo y las patas amarillas. Los jóvenes son como los adultos pero más deslucidos, con la cera verde azulada en vez de amarilla (como sucede en los adultos).

Halcón gerifalte (hembra)
Halcón gerifalte (falco rusticolus). Foto de Konrad Wothe


viernes, 27 de febrero de 2015

Águila arpía, el águila más poderosa del mundo

Con motivo del primer aniversario de este blog, les presento a todos los lectores el águila más poderosa: el águila arpía, que toma su nombre del legendario monstruo mitad ave de presa, mitad mujer, de la mitología griega. Probablemente fueron los conquistadores españoles los primeros que la llamaron así, cuando se adentraban en las exhuberantes selvas de la amazonia (a la que en ocasiones llamaron "infierno verde") hace alrededor de 500 años. También recibe otros nombres, sin embargo: arpía mayorgavilán real, taguató-ruvichá, y urutaú guazú

El águila arpía (Harpia harpyja) es la mayor y más fuerte águila del planeta, tan sólo superada por la enorme (y por desgracia, ya extinta) águila de Haast. Sus medidas hablan por ella: su longitud (en promedio) alcanza los 107 centímetros en el caso de las hembras y 96 en el de los machos; su peso varía entre los 4 y los más de 8 kilos (la única águila viva que la supera en peso es el pigargo gigante de Steller); y su envergadura alar alcanza y supera los 2 metros. Sus garras son también las más grandes y poderosas: la garra trasera alcanza los 7 centímetros. Pero lo más impresionante es lo que puede hacer con ellas: no sólo puede arrancar a monos y perezosos de sus ramas, sino que se ha calculado que tienen la fuerza equivalente a las mandíbulas de un perro rottweiler, ¡¡sólo que multiplicada por 3!!. No es de extrañar por tanto que sean virtualmente capaces de destrozar el brazo de un hombre con un solo movimiento.

Águila arpía
Águila arpía (Harpia harpyja). Salta a la vista el extremo desarrollo de sus garras.