Páginas

miércoles, 5 de marzo de 2014

El aguilucho cenizo

El aguilucho cenizo (circus pygargus) es una pequeña rapaz (de entre 40 y 45 cms de largo, como una paloma torcaz) con un dimorfismo sexual acusado: el macho es de color gris ceniza en el dorso, con una característica franja negra en la mitad del ala (que lo diferencia respecto al aguilucho pálido) y remiges externas (las plumas de los extremos de las alas) también negras; las partes inferiores son claras. La hembra, en cambio, es marrón oscura en el dorso y más clara en las partes inferiores, y con una mancha blanca en la base de la cola, rojiza inferiormente; los inmaturos son parecidos a la hembra, aunque mostrando un color castaño rojizo en sus partes inferiores y una especie de "antifaz" oscuro que bordea sus ojos.

aguilucho cenizo (macho)


El aguilucho cenizo, al igual que los otras especies de aguilucho, vive preferentemente en zonas húmedas con abundantes hierbas y vegetación (como marjales y salicornales); también vive en campos y claros de bosques, y en la Península Ibérica suele habitar en los campos de cereales. Su área de distribución es muy grande: abarca Europa, África y Asia, por lo que no es una especie particularmente amenazada. Sin embargo, y aunque puede vérsela en cualquier país europeo (excepto en Noruega), en muchos de estos países cuenta con pequeñas y frágiles poblaciones. Inverna en África y en la India; durante la migración los machos, hembras e inmaduros vuelan en grupos separados.

La parada nupcial del aguilucho cenizo es realmente vistosa, y consiste en una ágil y compleja exhibición de vuelo en la que ambos sexos entrechocan las garras. Esta especie nidifica en colonias dispersas en sus hábitats predilectos, en una estructura plana a nivel del suelo hecha a base de ramitas y tallos secos, tapizados con hierbas. La hembra tarda unos 27 o 30 días en incubar los huevos, que pueden variar en número de entre 3 y 10, en una sola pollada anual; durante la incubación, es el macho el que se encarga de alimentar a la hembra. Al igual que en el caso del milano negro, los pollos son bastante precoces: a los 40 o incluso 35 días abandonan el nido.

Aguilucho Cenizo (Hembra)


Este aguilucho se alimenta de una gran variedad de presas, aunque son siempre pequeñas debido al tamaño del ave y de las garras, no aptas para capturar grandes piezas. En su alimentación se incluyen lagartos, ranas, culebras, insectos, pequeños mamíferos como ratones y topillos, así como pequeñas aves, huevos y polluelos.

Una característica especial no sólo de esta especie, sino de los aguiluchos en general, es que cazan "de oído": al volar lento y a baja altura, y sobre todo gracias a las amplias aberturas auriculares de que disponen, pueden encontrar presas ocultas entre la espesura con cierta facilidad.

Aunque a principios del siglo 20 su número iba creciendo, a partir de la década de los 50 la tendencia se invirtió, debido al uso de pesticidas como el DDT (que envenenaba a las rapaces a través de sus presas); aparte, el uso de cosechadoras de cereales en agricultura intensiva propició la destrucción de los nidos y pollos, debido al corto ciclo de crecimiento de los cereales, que a menudo termina antes de que los pollos salgan del nido. Por suerte el amplia área de distribución de la especie ha ayudado a su conservación.

Aguilucho Cenizo (Joven)
Un joven y anillado aguilucho cenizo, con su vistoso plumaje

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tu comentario