Páginas

miércoles, 5 de marzo de 2014

El milano negro

El milano negro (milvus migrans) es un ave poco más grande que una gaviota (49-56 centímetros de largo), de color pardo oscuro en el dorso, pardo rojizo en el vientre y la cabeza de color claro; en general es más oscuro que el milano real, de ahí su nombre, pues con escasez de luz puede verse de color negro. A diferencia de su pariente, la cola del milano negro es oscura y menos ahorquillada, lo que los hace distinguibles en vuelo. También los diferencia el hecho de que el milano negro prefiere las zonas húmedas, y el milano real escoge antes las zonas de monte.


Como sugiere su nombre científico, esta rapaz es migratoria; en España los primeros ejemplares aparecen a inicios de la primavera, pero el mayor número de individuos llega en abril. En invierno, estos milanos emigran a países subsaharianos.

Durante el cortejo estas rapaces emiten llamativos y agudos chillidos de reclamo. Los milanos negros suelen nidificar en nidos viejos de otras rapaces o córvidos; curiosamente, los machos suelen aportar al nido todo tipo de materiales procedentes de la mano del hombre (al igual que sucede con su pariente el milano real): trapos, plásticos y otros objetos que traen a las hembras para despertar su interés, como si de joyas de compromiso se trataran. Las parejas de milano negro no son tan fieles como en el caso de otras rapaces: suelen durar varios años, pero en ocasiones la hembra se aparea con otros machos en ciertos casos, como cuando el macho tarda en traer el alimento o en zonas de escasos recursos alimenticios. Las hembras ponen de 2 a 3 huevos, que son incubados durante 32-36 días. Las crías crecen con rapidez: a los 40 días están ya en condiciones de abandonar el nido. Sin embargo, tardan 4 o 5 años en efectuar los primeros apareamientos, aun estando potencialmente preparados para ello antes de esta edad.

Los milanos negros se asemejan a las gaviotas no sólo por su tamaño, sino también por su forma de vida, tanto en su alimentación como en su gregarismo: se alimentan frecuentemente de carroña y peces muertos, y no es raro verlos frecuentar los basureros y las cercanías de las explotaciones ganaderas; de hecho en algunos países suelen frecuentar las zonas habitadas para llevarse comida de los mercados, y hasta ¡de las manos de los propios transeúntes!. Además, son tan gregarios que en ocasiones nidifican en colonias (en números de 40 a 50 parejas), e incluso duermen en grupo cerca de lugares con alimento. Aparte, consumen ocasionalmente mamíferos y aves enfermos, reptiles, batracios, insectos y moluscos, por lo que son aves bastante oportunistas.

Por todo lo anterior, esta especie constituye una de las rapaces más frecuentes y numerosas en el Viejo Mundo, cosa bastante inusual en el mundo de las aves de presa. Pueden encontrárselos en lugares tan dispares como el centro y sur de África, la India, e incluso Australia. En Europa, la población más numerosa de la especie se encuentra en España, en especial en los valles del Guadalquivir, Duero, Tajo y Ebro. 

Su hábito de alimentarse de basura y despojos puede ser muy interesante en los lugares donde habita, a efectos sanitarios, dado el creciente aumento de desperdicios dejados por doquier por parte del ser humano.

Dos Milanos Negros Hermanos...
Dos milanos negros. Foto original hecha por Dianne Hunter



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tu comentario