Páginas

viernes, 21 de febrero de 2014

El Águila Real

El águila real (Aquila chrysaetos) es el águila más grande y fuerte de la Península Ibérica, y la más poderosa de toda Europa: su envergadura alar supera los 2 metros con 20 centímetros, su longitud de pico a cola puede alcanzar los 90 centímetros en las hembras más desarrolladas, y alcanzan un peso de más de 6 kilos. Sus largas y anchas alas le permiten planear con facilidad, su pico curvo puede despiezar gran variedad de animales, y sus poderosísimas garras le permiten agarrar y levantar en vilo grandes presas. Su semblante severo, con sus grandes ojos bajo sus "cejas", junto con su poderoso pico, su recio vuelo (que apenas se ve afectado ni tan siquiera por los fuertes vientos), su extraordinaria agudeza visual (8 veces mejor que la de un hombre), sus temibles garras y sus habilidades cazadoras la han convertido en el símbolo del poder y el dominio para muchas culturas, desde los mongoles hasta muchos de los actuales países, pasando por el Imperio Romano, que la mostraba en sus estandartes.
 
Águila Real En Pleno Vuelo

Estandartes Romanos
Estandartes de la Roma Antigua


Tanto la hembra como el macho son del mismo color castaño, con las puntas de las alas más oscuras, y con una característica masa de plumas de color dorado en la nuca (que en ocasiones puede recordar a una especie de "melena" rubia), responsable de que también se conozca a esta águila con el nombre de "águila dorada". Los inmaduros, en cambio, son casi negros con grandes manchas blancas en la base de la cola y las rémiges, manchas que van menguando con el tiempo hasta alcanzar los 5 o 6 años de edad, mientras va apareciendo a su vez el color dorado de la nuca. Los adultos suelen ser sedentarios, mientras que los inmaduros, por el contrario, tienden a vagabundear en otoño en busca de un área donde establecer su nido.

La razón de que las hembras y los machos varíen tanto en tamaño puede obedecer a 2 factores: el primero, que la hembra es la que alimenta a los polluelos en el nido, trozeando las presas con un pico más fuerte para ofrecérselas a la progenie, y el segundo, que ambos sexos consumen presas de diferente tamaño, acorde con sus propias dimensiones, y de este modo no compiten el uno con la otra.

Pareja de Águilas


Las águilas reales habitan preferentemente las zonas montañosas, aunque también pueden ser encontradas en estepas, bosques claros, tundras, marismas e incluso desiertos; por tanto pueden ser vistas desde la alta montaña hasta el nivel del mar. Su área de distribución mundial también es amplia: desde Eurasia hasta Norteamérica, pasando por el norte de África y Oriente Próximo. En Europa habitan las montañas de Escocia, Escandinavia, los Alpes, los Cárpatos y las montañas de la Península Ibérica, entre otras zonas.

Estas águilas suelen nidificar en paredes rocosas inaccesibles (a veces en un árbol), y se mantienen fieles a sus territorios de cría durante años, en los que pueden tener varios nidos de gran tamaño. Suelen poner 2 huevos de media (en ocasiones 1 o 3), que luego la hembra incuba de 41 a 45 días, aunque es frecuente que el pollo de más edad, más fuerte, termine por matar a su hermano si el alimento escasea; es un instinto atávico que, aunque parece cruel, hace que al menos uno de ellos sobreviva en condiciones en las que podría perecer la pollada entera. Pasan entre 71 y 81 días hasta que los aguiluchos vuelan por vez primera, pero pasa algún tiempo hasta que se separan definitivamente de los adultos. Por desgracia y con todo, menos del 20% de los pollos se convierten en adultos, debido a diversas causas cuya fuente principal reside en el hombre. Sin embargo, si un águila real supera todos los obstáculos que puede hallar en su camino, puede llegar a ser longeva: hasta 90 años de edad.

Las presas de esta rapaz son extraordinariamente variadas: los aguiluchos se alimentan de anfibios, lagartos y grandes insectos, pero los adultos pueden cazar aves pequeñas, medianas y grandes, desde paseriformes hasta cigüeñas u otras rapaces más pequeñas. Incluso el búho real, el gran duque, superdepredador de los aires como ella, la teme. Por lo que respecta a los mamíferos, estas águilas cazan desde ratones hasta gamuzas, pasando por pequeños carnívoros como los zorros. Mucha gente recordará uno de los capítulos del maestro Félix Rodríguez de la Fuente, en el que aparecía un águila tirando con fuerza de un rebeco para estrellarlo entre las rocas y alimentarse de él después. También han cazado corderos o cabritos, cosa que no les ha granjeado simpatías entre los ganaderos. Sin embargo es un animal domesticable y se ha empleado en cetrería: en las naciones europeas medievales, utilizarla en cetrería era un privilegio reservado al rey, de ahí su nombre. De hecho, los mongoles, maestros en este tipo de caza, la usan todavía para cazar zorros, ¡y hasta lobos! Recuerdo que leí sobre esto en un texto en inglés en COU, y creía que se trataría de lobeznos, pero no; son capaces de inmovilizar o matar a un lobo adulto, lo que da una idea de su valor y de la temible fuerza de sus garras. También se ha visto a estas águilas pirateando comida de otros carnívoros, como los tejones americanos. Ocasionalmente, sobre todo en invierno, el águila real consume carroña, como los ciervos y cabras despeñados entre los riscos.

Águila Real con un Zorro Vencido
Águila real posada en un zorro capturado

Águila Real Luchando Contra un Lobo
Un águila real ¡luchando contra un lobo!

Los pastores montañeses han contado historias de águilas reales cazando niños, pero estas historias no están contrastadas hasta donde yo sé. Incluso circula un vídeo sobre un águila real llevándose un niño, pero este vídeo es completamente falso. Concretamente es éste:


En el vídeo aparece la explicación a todo.

Los problemas de esta águila con el hombre son en general los mismos que tienen el resto de las rapaces: cebos envenenados, tendidos eléctricos, pérdida de hábitat, disparos, expolio de nidos...el mayor retroceso de la especie, y el otras rapaces, se dio en el siglo XIX, donde se las consideraba simplemente como alimañas a destruir. En España, durante el siglo XX existían las así llamadas "Juntas Provinciales de Extinción de Animales Dañinos y Protección de la Caza", que pagaban recompensas por cada ejemplar muerto. Más de un millar de águilas reales e imperiales perecieron, sin contar las no computadas y muertas por cazadores, pastores y guardas que no buscaran recompensa alguna. En la actualidad las águilas reales se están recuperando: se calcula que en la actualidad podrían existir unas 75.000 parejas reproductoras.

En este otro video, en el que se representa un águila real luchando victoriosamente contra un pigargo gigante de Steller (enorme rapaz del norte de Rusia y Siberia que aventaja en tamaño a la propia águila real), se puede comprobar el valor y la fuerza de esta espectacular ave, que no duda en enfrentarse a enemigos más grandes que ella. Contemplando este video se puede justificar el porqué de que las legiones romanas colocaran al águila real en su estandarte:


EDITADO: en el pasado mayo de 2014, se dio el caso de una detención (en la provincia de Málaga) de varios hombres relacionados con el mundo de la cetrería por haber sustraído presuntamente de nidos de águila real a tres polluelos de esta especie, de los cuales la Guardia Civil logró recuperar a dos. Estos dos polluelos se hallaban en poder de los detenidos en el preciso momento de la detención, dentro de un morral; inmediatamente los agentes procedieron a evacuar a los pollos de águila, que luego fueron reintegrados a su lugar de procedencia por agentes de medio ambiente y el Equipo de Rescate de Montaña de la Guardia Civil.

Afortunadamente estos dos polluelos fueron rescatados del mercado negro, pero cabe preguntarse cuántas crías de rapaces han corrido peor suerte y han perecido metidas en jaulas, durante su traslado dentro o fuera del país o quién sabe de qué forma. Por desgracia, el tráfico ilegal de especies es algo ya antiguo, pero gracias a Dios hay quien lucha contra estas prácticas.

Quizás también le interese:

Águila imperial ibérica (Aquila adalberti)
Pigargo europeo (Haliaeetus albicilla)
Pigargo de Steller (Haliaeetus pelagicus)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario