Páginas

Mostrando entradas con la etiqueta águilas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta águilas. Mostrar todas las entradas

sábado, 12 de marzo de 2016

El pigargo vocinglero africano

El pigargo vocinglero africano (Haliaetus vocifer) es uno de los dos pigargos que existen en el continente africano. No tan grande como su pariente más famoso, el pigargo de cabeza blanca americana (Haliaeetus leucocephalus), su longitud corporal oscila entre los 70 y los 80 centímetros. Comparte con su pariente americano el color de su cabeza, que es blanco, aunque en este caso buena parte de su pecho también es blanco; la cola también es blanca. El resto del plumaje es de un hermoso color café, caoba o marrón oscuro, con las alas prácticamente negras. La envergadura alar en esta especie es considerable: 2 metros en el macho (eso, siendo más pequeño), y 2,30 en la hembra. El peso oscila entre los 2 kilos y medio del macho hasta los 3,6 kilos que alcanza la hembra. Los ojos son más pequeños que los del pigargo americano, y más oscuros; el rostro es también más pequeño que el de su pariente americano, y es de color amarillo.

Las garras, más delgadas y con las uñas más largas en proporción (excelentes para atrapar peces resbaladizos), son más grisáceas. Sus garras recuerdan mucho a las del águila pescadora.

El pigargo vocinglero recibe su nombre por sus hábitos muy poco silenciosos: desde el amanecer hasta el atardecer deja oír sus gritos allí donde habita. Algunos naturalistas lo han apodado "La voz de África". Un apodo con cierto tinte radiofónico... También resulta curioso que sea la hembra la que chille más a menudo que el macho.

Pigargo vocinglero africano


jueves, 8 de octubre de 2015

El águila de cabeza blanca americana

El águila de cabeza blanca americana (Haliaeetus leucocephalus) es probablemente el águila más conocida (o utilizada como símbolo publicitario) en la actualidad. Todo el mundo, o casi todo el mundo, conoce la razón: es el emblema de los Estados Unidos, y puesto que hoy en día los Estados Unidos son la nación más poderosa del planeta, no es de sorprender que la difundan por doquier. Aunque curiosamente existió un rival para ella a la hora de escoger al ave nacional americana: sorprendentemente, fue el pavo. Sí, el pavo de corral; según Benjamin Franklin, el pavo tenía muchas más cualidades que esta hermosa águila, que según él era un ave innoble que vivía de robar las presas a las otras aves. En ese sentido no le faltaba algo de razón, pues en ocasiones estas águilas piratean a otras aves como las águilas pescadoras, aunque personalmente no me imagino a los Estados Unidos colocando al pavo como emblema en cualquier parte.

El águila de cabeza blanca, o pigargo cabeciblanco, es similar a su pariente próximo el pigargo europeo (Haliaetus albicilla), pero de mayor tamaño y (como reza su nombre y como por otra parte todo el mundo sabe) con la cabeza blanca. Mide entre 85 y 105 centímetros de largo, y una envergadura alar de 2 metros y 45 centímetros. Su porte robusto, unido a su gran tamaño (mayor que el del águila real, por ejemplo) y al típico rostro que caracteriza a la mayoría de los pigargos (que da la impresión de que sonría, y que sea un ave segura de sí misma), hacen fácil imaginar las razones por las que los americanos la eligieron como emblema (exceptuando a Benjamin Franklin, claro). El resto del plumaje de los adultos es pardo oscuro, con la cola tan blanca como la cabeza; en los inmaduros, por contra, el plumaje es completamente pardo. Como es habitual entre las águilas, la hembra es bastante más grande que el macho: mientras ella llega a pesar 6,3 kilos, el peso de su consorte no pasa de los 4,6 kilos. Los ejemplares de mayor tamaño se encuentran en Alaska.

águila de cabeza blanca
Águila de cabeza blanca americana (Haliaeetus leucocephalus)


viernes, 27 de febrero de 2015

Águila arpía, el águila más poderosa del mundo

Con motivo del primer aniversario de este blog, les presento a todos los lectores el águila más poderosa: el águila arpía, que toma su nombre del legendario monstruo mitad ave de presa, mitad mujer, de la mitología griega. Probablemente fueron los conquistadores españoles los primeros que la llamaron así, cuando se adentraban en las exhuberantes selvas de la amazonia (a la que en ocasiones llamaron "infierno verde") hace alrededor de 500 años. También recibe otros nombres, sin embargo: arpía mayorgavilán real, taguató-ruvichá, y urutaú guazú

El águila arpía (Harpia harpyja) es la mayor y más fuerte águila del planeta, tan sólo superada por la enorme (y por desgracia, ya extinta) águila de Haast. Sus medidas hablan por ella: su longitud (en promedio) alcanza los 107 centímetros en el caso de las hembras y 96 en el de los machos; su peso varía entre los 4 y los más de 8 kilos (la única águila viva que la supera en peso es el pigargo gigante de Steller); y su envergadura alar alcanza y supera los 2 metros. Sus garras son también las más grandes y poderosas: la garra trasera alcanza los 7 centímetros. Pero lo más impresionante es lo que puede hacer con ellas: no sólo puede arrancar a monos y perezosos de sus ramas, sino que se ha calculado que tienen la fuerza equivalente a las mandíbulas de un perro rottweiler, ¡¡sólo que multiplicada por 3!!. No es de extrañar por tanto que sean virtualmente capaces de destrozar el brazo de un hombre con un solo movimiento.

Águila arpía
Águila arpía (Harpia harpyja). Salta a la vista el extremo desarrollo de sus garras.


domingo, 8 de febrero de 2015

Pigargo de Steller, el águila marina más grande

El pigargo de Steller (Haliaeetus pelagicus), llamado así en honor al naturalista alemán del siglo XVIII Georg Steller, es no sólo el águila marina (o pigargo) de mayor tamaño, sino también es el águila más pesada del planeta en la actualidad. Concretamente las hembras alcanzan un peso de ¡9,5 kilos! mientras que los machos llegan a los 6,8 kilos. De entre las aves de presa, sólo algunos buitres (como el buitre negro o el cóndor andino) superan este peso. La envergadura alar es bastante acorde con el peso del animal, pues alcanza los 2 metros y medio de punta a punta. Curiosamente, la cabeza de esta águila es la más grande de todas las demás especies de águila, marinas o no: la altura del cráneo llega a los 7 centímetros, y su longitud alcanza casi los 15 centímetros (14.6 para ser exactos). La longitud de esta especie también es más que notable: alcanza los 105 centímetros, poco más de un metro.

pigargo de Steller y un halconero
Pigargo de Steller junto a un halconero. La foto da una idea de su tamaño.


Por si no bastara con su enorme tamaño, el colorido de esta especie es bastante llamativo: es negra con partes de las alas blancas (los "hombros" concretamente), así como las plumas de las patas y la cola, también blancas. A menudo puede verse también una pequeña área blanca en la frente, justo encima del pico. El enorme pico, por cierto, es anaranjado o amarillo, al igual que los ojos. El colorido es vistoso más que nada por los grandes contrastes entre estos 3 colores, pero desde luego es innegable que su aspecto es espectacular. La cola tiene forma de cuña y las garras son poderosas.

Cabeza de pigargo de Steller. En esta espléndida foto se puede apreciar la gran altura del pico.


jueves, 18 de diciembre de 2014

El Águila Monera de Filipinas

El águila monera de Filipinas (Pithecophaga jefferyi) es nada menos que el ave nacional de estas remotas islas del Océano Pacífico, en el Extremo Oriente, y que no hace mucho tiempo (hasta 1898) pertenecieron a España. Es una rapaz llamativa en muchos aspectos: para empezar, es una de las mayores águilas del planeta (de hecho, cuando está posada alcanza el metro de altura, lo que la hace el águila más alta del mundo), con unas medidas de entre 86 y 102 centímetros de largo, más de 2 metros de envergadura alar, y un peso mínimo de 4,7 kilos pero que llega a los 7 o incluso 8 kilos. Como es habitual, las mayores medidas corresponden a la hembra. Su aspecto también llama la atención, especialmente por el penacho de plumas lanceoladas que corona su cabeza, y que le dan un tinte algo cómico. Cuando la veo posada y de frente me recuerda a un científico loco, con su bata blanca y su pelo alborotado, o más concretamente a "Doc", el inolvidable personaje de "Regreso al futuro". Pero detrás de esta divertida figura hay una rapaz con una capacidad depredadora formidable, capaz de volar con extraordinaria agilidad entre las intrincadas selvas que son su hogar, gracias a sus grandes alas y especialmente a su larga cola, que a modo de timón le permite vuelos acrobáticos, y súbitos y espectaculares quiebros entre las lianas. Las partes superiores, las alas y la cola son de color oscuro, pero el vientre es color crema. Los ojos, a diferencia de muchas águilas, son de un gris claro bastante desvaído. El rostro es oscuro y el pico es de color gris acerado, con la punta gris pizarra. El pico, por cierto, es estrecho visto de frente, pero de perfil se aprecia lo grande y poderoso que es; de hecho, parece más un hacha que un pico.

Esta especie constituye el equivalente ecológico de la arpía mayor sudamericana (Harpia harpyja), cosa que se manifiesta en su tamaño, su habilidad para el vuelo, su tipo de hábitat, su modo de vida y su amplio espectro de presas.

Rostro del Águila Monera de Filipinas
Rostro del águila monera de filipinas. Foto de Reuters/Alain Pascua

miércoles, 11 de junio de 2014

El águila coronada africana

El águila coronada africana (Stephanoaetos coronatus) es, junto con el águila marcial (Polemaetus bellicosus), la mayor rapaz del continente negro, y una de las más grandes y poderosas del mundo. Sus ojos amarillo claros destacan sobre su rostro oscuro, como también destacan los dos mechones de plumas que forman una especie de cresta o corona, y son precisamente estos mechones los que le dan nombre; todo esto, junto con sus llamativos colores, su enorme tamaño y sus poderosísimas garras le dan un aspecto especialmente intimidatorio y respetable. Su apariencia además es inconfundible.

En efecto, la longitud corporal de esta especie alcanza los 99 centímetros (prácticamente el metro) en la hembra, de nuevo mayor que el macho. Sus alas son cortas y redondeadas (alcanzan una envergadura de entre metro y medio y 1.80 metros), aptas para las densas e intrincadas selvas en las que habita, pero su cola es larga, lo que le da maniobrabilidad y le permite súbitos cambios de dirección; en este sentido, su morfología es análoga a la del azor europeo (Accipiter gentilis), una rapaz perfectamente adaptada a los hábitats boscosos. Además, es un águila muy ligera para su tamaño: entre 2,5 y 4,7 kilos. Sus partes superiores son de un vistoso color pardo, mientras que las inferiores presentan un denso barreado oscuro sobre fondo blanco (de nuevo, como sucede en el azor). Las jóvenes águilas coronadas africanas, en cambio, presentan las partes inferiores blancas, aunque siguen teniendo la cola barreada de oscuro.

Las patas están emplumadas y terminan en unas garras tremendamente fuertes, capaces de dar muerte a presas de hasta 20 kg de peso. En el caso de esta especie (como en otras águilas, pero más aún en estas especies tan grandes) queda muy patente la diferencia de desarrollo entre las garras del dedo trasero y el situado más hacia el interior, con respecto a los otros dos dedos exteriores. Si se las ve de frente, recuerdan en buena medida a los de un droameosaurio (como el velociraptor, el famoso dinosaurio carnívoro que aparecía en la saga cinematográfica Jurassic Park); aunque está claro que la forma de cazar del águila es muy diferente, apretando las garras y clavándolas en la presa a modo de dagas para luego desmenuzarlas.

Águila Coronada Africana en Vuelo
Águila coronada africana en vuelo, mostrando su denso barreado oscuro sobre fondo claro
Águila Coronada Africana
Águila coronada africana, detalle del rostro con la "corona" de plumas erecta

viernes, 18 de abril de 2014

El Águila Culebrera Cenicienta

En las inmensas planicies de la sabana africana, donde miles de rumiantes atraviesan los campos polvorientos acechados por los leones; donde los enormes elefantes buscan su sustento cerca de altas jirafas y veloces cebras; donde los leopardos aguardan pacientes a que alguna gacela incauta pase por debajo de las ramas en que les acechan casi invisibles; donde miles de especies animales viven y mueren en uno de los últimos reductos de naturaleza salvaje del planeta, vive nuestra protagonista de hoy: el águila culebrera cenicienta o culebrera sombría (Circaetus cinereus). Esta poderosa águila es una pariente africana de nuestra águila culebrera europea (Circaetus gallicus), y su equivalente ecológico. Son muchos los rasgos que tienen en común, aunque también hay algunos que las diferencian. Empecemos por las características típicas de esta culebrera africana:
Águila Culebrera Cenicienta

  1. El águila culebrera cenicienta es aún mayor que la culebrera europea; de hecho es casi tan grande como un águila real, pues mide entre 73 y 78 centímetros de largo, y cuenta con una envergadura alar de 1,80 metros.
  2. Esta rapaz africana posee un color marrón oscuro uniforme en cualquiera de los dos sexos, tanto en las partes superiores como en las inferiores; a diferencia de la europea, que muestra un contraste entre el blanco del vientre y las franjas pardas que lo surcan, y el color también pardo de la cabeza. La cola del águila culebrera cenicienta, además, es marrón con estrechas franjas grises y una punta blanquecina.
  3. La culebrera sombría es estrictamente sedentaria; lo cual es lógico, pues en las cálidas tierras africanas nunca faltan las serpientes y otros reptiles que sirven de alimento a esta gran rapaz.
  4. Mientras que la dieta de la culebrera europea se basa en un 99% en reptiles (muy especialmente serpientes), la alimentación del águila culebrera cenicienta está constituida en un 70% por ofidios y otros reptiles; en el resto se incluyen pequeñas aves y mamíferos.

lunes, 14 de abril de 2014

El águila calzada

El águila calzada (Hieraetus pennatus o Aquila pennata, su nombre científico más reciente) es el águila europea de menor tamaño y una de las más pequeñas del mundo: tiene una longitud de entre 46 y 53 centímetros, una envergadura alar de 1,10 a 1,35 metros y un peso de 600 gramos a 1,2 kilos. Su pariente más cercano en el continente es el águila perdicera (Hieraetus fasciatus), que es sin embargo mucho mayor. El macho del águila calzada es incluso menor que los ratoneros o las gaviotas, poco más largo que una urraca. Sin embargo (como todas las águilas) posee poderosas garras y un fuerte pico, aparte de alas anchas y aptas para el planeo, con las rémiges separadas entre sí. La cola es larga y de forma algo cuadrada. Otro rasgo singular de esta especie es que hay dos clases de águilas calzadas, cada una con una fase de coloración: una oscura y una clara. Los adultos de la primera muestran un color castaño uniforme por casi todo su cuerpo, y la cola es grisácea:

Águila Calzada Oscura

lunes, 31 de marzo de 2014

Águilas

Las águilas son, en general, las aves rapaces diurnas de mayor fuerza y tamaño; aunque las águilas de menor tamaño pueden ser ligeramente más pequeñas que otras rapaces como las especies de ratoneros más grandes. Sus alas son anchas y aptas para el planeo, aunque este rasgo es compartido de nuevo con los ratoneros y también con los buitres. Sin embargo, sus rasgos más característicos son sus cuerpos (más compactos y robustos) y especialmente sus picos (más grandes y gruesos) y sus patas, más poderosas. En los casos más extremos, como en el del águila harpía (Harpia harpyja), estas garras pueden tener la fuerza de las mandíbulas de un perro rottweiler multiplicada por 3. Son bien conocidas también las habilidades venatorias del águila real (Aquila chrysaetos), capaz de llevarse marmotas, arrastrar pequeños rebecos hasta despeñarlos o incluso inmovilizar a un lobo. Son estos picos (que pueden ser tan cortantes como un hacha) y estas temibles zarpas los principales rasgos que los diferencian de sus parientes lejanos, los buitres del Viejo Mundo, que también son voluminosos y gustan de planear aprovechando las corrientes térmicas de aire. 

Tanto estos buitres, como las águilas propiamente dichas, los ratoneros, los milanos, los aguiluchos, y el género Accipiter (azores y gavilanes) pertenecen a la familia Accipitridae, que a su vez forma parte del orden Falconiformes, que engloba a todas las rapaces diurnas.

En este blog pueden encontrarse (de momento) las siguientes especies de águila:

lunes, 24 de marzo de 2014

El Águila Culebrera

El águila culebrera (Circaetus gallicus), o culebrera europea, es la única rapaz europea especializada en cazar serpientes y otros reptiles. Su aspecto es algo inusual: sus grandes ojos de color ambarino y su ancha cabeza le dan un aspecto que recuerda al de un búho o una lechuza. Es una rapaz de tamaño medio-grande, cuya longitud varía entre los 64 y los 69 centímetros, y cuya envergadura alar varía entre los 1,55-1,80 metros; su peso estimado oscila entre el kilo y medio y los 2 kilos con 400 gramos. El color del plumaje es variable, pero en general la coloración es pardo grisácea en las partes superiores y blanquecina en las inferiores, con algunas bandas pardas; la parte del cuello suele ser mayoritariamente parda con partes blancas. La cabeza es enteramente parda (aunque hay ejemplares con la cabeza completamente blanca), el pico es negro con la base azulada y la cola presenta bandas oscuras sobre fondo blanco. Los inmaduros muestran tonos más claros. Si vemos desde abajo una rapaz en vuelo con alas anchas de puntas oscuras y las partes inferiores blanquecinas, es muy posible que se trate de una águila culebrera; asimismo, destacan las oscuras puntas de las alas con respecto a este color blanquecino.

Águila Culebrera en Vuelo
Águila culebrera en vuelo mostrando sus partes inferiores. Foto de Brendan Marnell.

jueves, 6 de marzo de 2014

El águila perdicera

Hoy voy a hablaros de una rapaz cuyo nombre intentó cambiarse para no despertar recelos en los cazadores, por increíble que parezca. Hasta hace pocos años, se la conocía tan sólo con el nombre común de águila perdicera, pero los científicos quisieron cambiarlo por otro (águila de Bonelli) pues sugería que era una activa depredadora de perdices, cosa que podía alterar a los cazadores (!)

El águila perdicera (conocida en los círculos científicos como Hieraetus fasciatus, aunque algunos la incluyen en el género aquila) es de tamaño bastante grande (hasta 69 cms), aunque no tanto como las águilas del género Aquila. Las partes superiores son oscuras y las inferiores claras con manchas alargadas, dándole el aspecto de un enorme gavilán. Como es habitual entre las águilas, la hembra suele ser mayor que el macho. En vuelo, los adultos muestran grandes bandas negras en las alas. Las patas y el pico son fuertes, y el color del iris amarillo intenso o pardo.

martes, 4 de marzo de 2014

Pigargo europeo

El pigargo europeo, también llamado águila marina (Haliaetus albicilla) es pariente cercano de la famosa águila de cabeza blanca americana, vista por doquier como el emblema norteamericano. Aunque es algo menor que su pariente americano, esta águila es también una rapaz grande, alcanzando 90 cms de largo, casi 2 metros y medio de envergadura y un peso cercano a los ¡7 kilos!; se trata del mayor águila de Europa.

pigargo europeo

A diferencia del pigargo cabeciblanco americano, el color de las plumas de la cabeza es gris, mientras que la mayor parte del resto del cuerpo es marrón, con algunas manchas blancas. La cola es siempre blanca, de ahí su nombre científico (albicilla). Su nombre de "águila marina" no es casualidad: pasan la mayor parte de su vida junto al agua, ya sea en las costas, en lagos o en ríos, pescando por sí mismas o robando las presas de otras aves marinas. Aparte, prefieren tener cerca grandes acantilados o bosques maduros para anidar.

martes, 25 de febrero de 2014

El Águila Imperial Ibérica

Cada vez que he pensado en la primera rapaz que podría incluir en este blog, qué primera candidata podría acaparar el protagonismo de sus primeras entradas, siempre me ha venido a la mente el águila imperial ibérica (Aquila adalberti):

águila imperial ibérica

Esta hermosa especie de águila es, precisamente, la más escasa de la Península Ibérica y una de las rapaces más amenazadas del planeta; aunque antaño poblara la mayor parte de España (exceptuando la parte norte y los Pirineos), ahora cuenta con tan sólo unos pocos centenares de efectivos. ¿La causa? El hombre, ya sea directa o indirectamente. Entre las causas directas, podemos mencionar los disparos (debido a la creencia injustificada de que estas águilas pueden ser una amenaza para la caza); y entre las causas indirectas, las que quizá se han cobrado su mayor número de víctimas, están los venenos ilegales destinados a otros depredadores (como los zorros), las electrocuciones por tendidos eléctricos, la pérdida de hábitat y las molestias en sus terrenos de cría.

viernes, 21 de febrero de 2014

El Águila Real

El águila real (Aquila chrysaetos) es el águila más grande y fuerte de la Península Ibérica, y la más poderosa de toda Europa: su envergadura alar supera los 2 metros con 20 centímetros, su longitud de pico a cola puede alcanzar los 90 centímetros en las hembras más desarrolladas, y alcanzan un peso de más de 6 kilos. Sus largas y anchas alas le permiten planear con facilidad, su pico curvo puede despiezar gran variedad de animales, y sus poderosísimas garras le permiten agarrar y levantar en vilo grandes presas. Su semblante severo, con sus grandes ojos bajo sus "cejas", junto con su poderoso pico, su recio vuelo (que apenas se ve afectado ni tan siquiera por los fuertes vientos), su extraordinaria agudeza visual (8 veces mejor que la de un hombre), sus temibles garras y sus habilidades cazadoras la han convertido en el símbolo del poder y el dominio para muchas culturas, desde los mongoles hasta muchos de los actuales países, pasando por el Imperio Romano, que la mostraba en sus estandartes.
 
Águila Real En Pleno Vuelo

Estandartes Romanos
Estandartes de la Roma Antigua